Allá por los finales del siglo XV y antes de la llegada de Colón a las Américas, la ciudad de Córdoba era la residencia habitual de la corte de los Reyes Católicos, los cuales durante más de ocho años y para controlar los batallones que finalmente conquistarían Granada, hicieron vida bajo el techo del Alcázar que actualmente lleva su mismo nombre. Un palacio que antes de la conquista de Fernando III formó parte de un antiguo Palacio Califal, y al que hasta día de hoy se le han dado múltiples usos, desde Sede del Santo Oficio (Inquisición) hasta una cárcel a finales del siglo XIX.

El Alcázar de Córdoba es una fortaleza de muros macizos cuyas piedras hoy día susurran las historias y leyendas de los alegóricos personajes que pasearon entre sus murallas. Fue en este mismo lugar donde los Reyes Católicos concedieron la primera entrevista a Cristóbal Colón, el 20 de enero de 1986, iniciando así los trámites de la financiación de un proyecto que cambiaría el curso de la historia del mundo para siempre.

Jardines del Alcázar

Sin lugar a dudas, cuando hablamos de dicha fortaleza estamos hablando de un lugar repleto de historia que fue la residencia durante largo tiempo de la emblemática reina Isabel I de Castilla. Una mujer adelantada a su época, con gran carácter y gran capacidad decisoria, cuyas medidas se tradujeron en monumentales cambios para el futuro de Castilla y Aragón. De hecho, durante su reinado sucedieron importantes acontecimientos como la culminación de la Reconquista, la unión de la nación y el descubrimiento de América, pues ella fue de las pocas personas que creyeron en los proyectos de Colón, a pesar de las opiniones contrarias de la Corte y  de los científicos de turno.

Cuentan los escritos sobre ella que fue una persona de vida austera, ignorante de la opulencia que le rodeaba y profundamente religiosa, aunque en numerosas ocasiones antepusiera los intereses políticos de Castilla frente a los de la iglesia.

Durante su estancia en el Alcázar de Córdoba la reina, entre otros hechos, promulgó una de las leyes más singulares de su reinado, la denominada Ley de las Holgazanas, la cual afectada directamente a todas aquellas mujeres casadas o que tuviesen pensamiento de contraer matrimonio en esta ciudad, pues a través de ella toda mujer que se hubiera casado en Córdoba no tendría derecho a los bienes gananciales tras la muerte de sus  respectivos maridos. Esta peculiar ley no fue promulgada sin motivo ni fundamento, pues su razón de ser se atañe a una curiosa anécdota relacionada con la reina y las vecinas de esta ciudad.

Isabel “La Católica”

Cuenta la historia que el pueblo, más concretamente sus mujeres, se pasaban el día de manera ociosa en la plaza que hay justo delante de la Alcázar con el fin de poder divisar a la reina asomada por las ventanas o  recorriendo las murallas, pues se dice que le gustaba pasear entre los adarves y torreones para contemplar las espectaculares vistas hacia el Valle del Guadalquivir. La reina, extrañada de ver siempre tal cantidad de mujeres sin hacer ninguna otra cosa que esperar su presencia, preguntó cuál era su dedicación y si ayudaban a sus maridos en las labores de sus oficios, a lo que ellas, inocentes de su respuesta, respondieron de manera negativa diciendo que “para eso estaban ellos, ¡cómo manda la ley!. Ante dicha respuesta, la reina enfurecida por tal comentario les contestó que si no ayudaban a ganar beneficios a sus maridos, tampoco tenían el derecho de disfrutarlos. De este modo, no se lo pensó dos veces y a los pocos días promulgó la ya mencionada Ley de las Holgazanas para todas aquellas mujeres que vivían en Córdoba. Durante esa época, las leyes no permitían que las mujeres se ocuparan de negocios, pero no prohibía que éstas ayudasen a sus maridos en sus labores del oficio, y una vez viudas, podían heredar los mismos.

Sin embargo, las mujeres cordobesas encontraron la manera de burlar esta nueva ley, pues de una forma muy pícara se trasladaban hasta Alcolea, un pueblo justo al lado de Córdoba, y allí se casaban, evitando la aplicación de dicha ley. De esta las mujeres forma podían seguir disfrutando de los bienes gananciales de sus maridos, pues de no ser así y se diera el caso de que sus maridos muriesen antes de tiempo, éstas y sus hijos quedarían en una situación de bastante precariedad.

 

La Ley de las Holgazanas estuvo vigente en Córdoba desde este momento hasta el reinado de Carlos IV, el cual en 1802 la derogó a instancias del cordobés José Fernández el Carnerero, un humilde trabajador que con la ayuda de su esposa logró hacer toda una fortuna. Por ello, decidió acudir al Alcázar para solicitar al monarca que la retirara, ante lo que Carlos IV dictó la denominada Novísima Recopilación, a través de la cual las cordobesas pudieron recuperar los derechos. El historiador Ramírez de Arellano en su obra Paseos por Córdoba de 1873 expone este hecho de la siguiente manera:

Vista del Alcázar al fondo desde el puente romano

“Vivía en el Barrio de Santa Marina un hombre muy pobre. Con mucho esfuerzo y ayuda de su mujer, lograron reunir un capital considerable a lo largo de los años; capital que, de morir él, pasaría a sus hijos. Viendo cuán injusta era la situación, pues había sido su mujer y no los hijos quienes ayudaron a ganarlo, resolvió ir a la capital y pedir favor ante el rey. Aunque no era un hombre de leyes, supo explicar el caso tan bien al rey que éste, conmovido por el gesto de aquel hombre justo, decidió revocar la ley de las holgazanas, siendo así que a partir de entonces todas las mujeres cordobesas pudieron heredar de sus maridos.”

 

Como se puede ver, muchas son las historias y leyendas que se esconden tras los rincones de la ciudad de Córdoba, y en especial en su Alcázar, donde la reina desde las alturas se paseaba admirando la ciudad conquistada bajo sus pies y el esplendor que desprendía el Valle del Guadalquivir durante aquella época.

Si estás interesado en saber más sobre historias como ésta, Andalucía Experiencias te ofrece una ruta inigualable a través de los tejados de Córdoba, donde podrás conocer desde las alturas aquellos lugares donde pasearon los propios Reyes Católicos o Cristóbal Colón, entre otros personajes históricos, además, de poder contemplar y admirar desde el Alcázar esta legendaria ciudad bajo tus pies, como la mismísima reina Isabel lo hizo en su momento.

 

http://andaluciaexperiencias.com/producto/tejados-de-cordoba/

 

 

FUENTES

www.muyhistoria.es/curiosidades/preguntas-respuestas/ique-personalidad-tenia-isabel-la-catolica

bibliotecadealejandriaargentina.wordpress.com/2015/03/27/la-ley-de-las-holgazanas/

www.meneame.net/m/cultura/ley-las-holgazanas

www.igorsalazarabogado.es/es/noticias-detalle/Ley-de-holgazanas-Los-gananciales/

losmensajesdeclioyotrashistorias.blogspot.com.es/2015/04/la-ley-de-holgazanas.html

franciscojaviertostado.com/2015/03/27/la-ley-de-las-holgazanas/

cordobapedia.wikanda.es/wiki/Ley_de_las_Holgazanas

sevilla.abc.es/andalucia/cordoba/20150120/sevi-primera-cita-colon-reyes-201401201750.html

www.herreracasado.com/2004/12/31/500-anos-sin-isabel-la-catolica/

guias-viajar.com/espana/cordoba-fotos-vistas-desde-alcazar-reyes-cristianos/